Publicar imagenes obtenidas en redes sociales

publicar imágenes obtenidas en redes sociales - Accuerda Abogados

¿Pueden los medios de comunicación publicar imágenes obtenidas en redes sociales para ilustrar una noticia?

Se trata de una cuestión en la que hay que llevar a cabo una ponderación de dos derechos fundamentales. De un lado, la intimidad personal, familiar y a la propia imagen, y de otro, la libertad de información de un medio de comunicación. Y eso es precisamente lo que hizo el Tribunal Supremo en Sentencia nº 91/2017 el pasado 15 de febrero.

El origen del litigio fue la publicación de un reportaje en el diario "La Opinión-El Correo de Zamora" que señalaba que una persona había sido herida por su hermano con un arma de fuego, y que, luego, este último se había suicidado. En el reportaje se publicaba el nombre de pila de la víctima y el de su hermano, el apodo del segundo, las iniciales de sus apellidos, la dirección exacta del domicilio familiar, que su padre había sido médico en determinado pueblo de la provincia y otros datos que les hacían fácilmente identificables. Además, se incluía una fotografía de la víctima que él mismo había publicado en su perfil de Facebook.

La víctima, ahora demandante, interpuso una demanda solicitando que se declarase la existencia de una intromisión ilegítima en sus derechos fundamentales a la propia imagen y a la intimidad personal y familiar que le habría causado un daño moral por el que requería que se condenase a la editora del diario a pagarle una indemnización de treinta mil euros y a retirar las fotografías y datos personales familiares. Ante esto, el periódico alegó que el hecho ocurrido y objeto de noticia era de gran entidad y relevancia pública, pues se trataba de personas conocidas, el suceso fue importante, los datos eran de dominio público y fácilmente obtenibles, y las circunstancias que concurrían exigían dar detalles, pues, de no hacerlo, se provocaría una alarma innecesaria al concurrir circunstancias familiares muy similares en otros domicilios. Respecto a la imagen captada del perfil de Facebook , alegaba que era la que el propio interesado dio a conocer en las redes sociales, y que ocupaba un lugar accesorio en la noticia publicada.

Pues bien, respecto a la publicación de datos personales que identifican a la víctima , el Tribunal determina que debe prevalecer el derecho a la información sobre el derecho a la intimidad. Y para ello se basa en que la gravedad de la intromisión en la intimidad no es intensa, en que el interés de la noticia es importante en el contexto de una ciudad de ámbito geográfico reducido como Zamora, y en que la información se acomoda a los cánones de la crónica de sucesos.

En cambio, el Tribunal no considera que exista esa prevalencia en lo relativo a la publicación de la fotografía de la víctima, considerando que, en este caso, lo que prevalece es la intimidad del demandante.

Los principales motivos que alega son:

1. No hay consentimiento:

Establece el Tribunal que, en las redes sociales, el hecho de que alguien suba una foto y que esta sea accesible al público en general, no autoriza a un tercero a reproducirla en un medio de comunicación sin el consentimiento del titular, pues la finalidad de dichas cuentas es la comunicación de su titular con terceros y la posibilidad de que esos terceros puedan tener acceso al contenido de esa cuenta e interactuar con su titular, pero no que pueda publicarse la imagen del titular de la cuenta en un medio de comunicación.

2. No se trata de una imagen accesoria:

Señala el Tribunal que la fotografía, que incluye la imagen del demandante de cintura para arriba, pese a no ser de gran tamaño, tiene por único protagonista al demandante, de modo que identifica directamente a la víctima del suceso violento sobre el que versa el reportaje. Por tanto, no puede considerarse que la imagen del demandante sea meramente accesoria dentro de otra más amplia, puesto que la fotografía tiene como único protagonista al demandante, ni que sea accesoria respecto de la información objeto del reportaje, puesto que se trata de la fotografía que identifica a la víctima del hecho violento objeto del reportaje.

3. El ámbito en el que se toma la imagen es ajeno a la noticia:

La fotografía no fue tomada en el lugar de los hechos con ocasión del suceso, sino que fue cogida de su perfil de Facebook. En propias palabras del tribunal, la foto "no entronca con la narración".

En definitiva, no puede utilizarse la fotografía publicada en un perfil de una red social para ilustrar una noticia cuando no hay consentimiento expreso de su titular, cuando no se trata de una imagen accesoria y cuando la imagen no guarda relación alguna con los hechos. En este caso, prevalece el derecho a la propia imagen sobre la libertad de información.

Volver

Despacho de Abogados en Valencia - Noticias