Corrupcion y Concurso de Acreedores

Corrupcion y Concurso de Acreedores

En una época (más que annus horribilis) en que la corrupción política copa los titulares de periódicos, informativos y los escándalos se van acumulando, se ha destapado –además- una red delictiva que opera en concursos de acreedores de empresas en quiebra. Pago de facturas falsas, cobro de cheques manipulados, honorarios fuera de toda ley y moral y otras prácticas que han puesto sobre la mesa a un grupo de peritos, administradores concursales, abogados, economistas e incluso jueces de lo mercantil que ven tambalear su carrera profesional y prestigio 'por un puñado de dólares' que diría Clint Eastwood.

El Grupo Inmobiliario Luxender se vio abocado, a consecuencia de la crisis por la burbuja inmobiliaria, a entrar en concurso voluntario de acreedores por no poder hacer frente a las deudas que sostenía. En ese momento, un grupo de 'profesionales' se hicieron cargo de tal concurso de un modo un tanto sospechoso. Abogados, peritos, acreedores concursales y demás expertos con despachos en Valencia, Alicante, Murcia y Madrid estaban en el punto de mira de la Fiscalía Anticorrupción y la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía. Y tras las oportunas investigaciones han determinado que esta red corrupta podría haber intervenido en otros muchas casos de concurso de acreedores en empresas de toda España.

Poner en juego tu profesionalidad por esa retribución económica

¿Compensa poner en juego tu profesionalidad por esa retribución económica? La respuesta para estos grupos de profesionales corruptos que actúa en sede concursal es SI. No estamos hablando de unos miles de euros, es evidente. El dinero que se ha tenido entre las manos ha sido el suficiente para que personas de ámbitos diferentes, pero siempre con cierta categoría y prestigio, se hayan arriesgado a poner en juego su carrera profesional. La retribución de los administradores concursales está en función de los activos y el pasivo de la empresa en quiebra: a mayor activo y pasivo, mayores honorarios. Y, en este caso, las empresas con las que trabajaban no eran pequeñas, sino más bien al contrario: grandes empresas con las que poder poner en juego más dinero, más billetes, menos integridad. Según informa El Confidencial, que ha tenido acceso a la sentencia, dos de los administradores concursales "autorizaron pagos de 222.919 euros a su socio Iván Cristóbal por unos supuestos trabajos de auditoría nunca realizados; falsearon el informe concursal al afirmar que Cristóbal realizó la auditoría contable de Luxender correspondiente a los ejercicios de 2008 y 2009, y maniobraron para incrementar de forma irregular los honorarios de su socio a 381.401 euros". Y esto no es todo. Tan solo el principio. Así que acusar de "deslealtad" y "falta de imparcialidad" parece ser insuficiente a la vista de los hechos acontecidos.

Sea como fuere, estamos tan solo ante el inicio de la caída de una red de corruptos que salpica de lleno el mundo de la abogacía y la justicia.

Desde Accuerda Abogados investigamos actualmente una red de alianza de despachos profesionales valencianos que, sin ánimo exhaustivo, liquida activos de las empresas concursadas de forma fraudulenta. Su modus operandi es el siguiente: el administrador concursal en connivencia con el letrado de la propia concursada y los administradores societarios de las mismas adjudican dichos activos a una empresa pantalla vinculada a los propios administradores societarios de las empresas concursadas. Digamos que para que todo quede en casa.

Significar, que en este caso, estamos ante un grupo o trama de corrupción organizado que opera con desfachatez en los concursos de acreedores y que, en ocasiones, incluso llegan a provocar el concurso de las empresas de forma intencionada generando y agravando el estado de insolvencia de las mismas, contando incluso (durante el procedimiento) con la participación directa y apoyo del propio administrador concursal quien puede llegar a colaborar con la trama omitiendo datos e información relevante a los acreedores y al propio Juez del Concurso.

Asimismo, a pesar de las bambalinas utilizadas por los actores concursales y por la Administración Concursal, también quedará en breve al descubierto la realidad de las corruptelas y responsabilidades que implica a estos grupos o tramas que operan no sólo en este concurso de acreedores investigado por este despacho profesional, sino en otros procedimientos de insolvencia seguidos en otros Juzgados de lo Mercantil de esta ciudad, Valencia.

Volver

Despacho de Abogados en Valencia - Noticias